Abadía de Westminster

La iglesia Colegiata de la iglesia anglicana de San Pedro de Westminster, más conocida popularmente como Abadía de Westminter, es una amplia iglesia que se encuentra en el distrito de Westminster en Londres y muy cerca del Palacio de Westminster. No debemos confundirla con la Catedral de Westminster, la cual es católica. La Abadía es principalmente de estilo gótico.

En la Abadía de Westminster se realizan las coronaciones y entierros de los monarcas, que en un principio eran ingleses, más tarde británicos y actualmente aquí se coronan los monarcas de todos los reinos de la Commonwealth.

Durante un corto periodo de tiempo, esta iglesia tuvo el estatus de catedral (desde 1546 hasta 1556), y tiene una exclusividad real.

La Abadía de Westminster está gobernada por el decano y cabildo de Westminster, tal y como estableció el cabildo real de la reina Elizabeth I en el año 1560. La Abadía se creó como una iglesia colegiata de San pedro de Westminters (St Meter Westminster) y tiene una exclusividad real bajo la jurisdicción personal del soberano.




Desde la coronación en el año 1066 del rey Harold y de William el Conquistador todos los monarcas ingleses y británicos (excepto Edward V y Edward VIII, quienes no tuvieron coronación) se coronaron en la Abadía de Westminster.

Henry III no pudo ser coronado en Londres cuando llegó al trono por primera vez, ya que el príncipe Louis de Francia tenía la ciudad bajo su control. Por ello Henry III se coronó en la catedral de Gloucester.

De cualquier modo, esta coronación fue incorrecta según el Papa y se produjo otra coronación en la Abadía el 17 de mayo 1220. Lady Jane Grey, cuyo reinado duró sólo 9 días y fue de dudosa legalidad,  tampoco fue coronada. El Arzobispo de Canterbury es el cura tradicional en las ceremonias de coronación.

Podemos ver dentro de la Abadía la Silla del Rey Edward, el trono en donde los soberanos británicos se encuentran sentados en el momento de la coronación. Esta silla se ha usado en todas las coronaciones desde el año 1308 (exceptuando un periodo corto de tiempo en el año 1950 cuando ciertos nacionalistas escoceses la robaron temporalmente).

Además en esta silla encontramos la Piedra (del Destino) sobre la que los reyes de Escocia eran coronados. Aunque hoy en día, pendiente de posibles nuevas coronaciones, esta piedra está guardada en Escocia, en el castillo de Edimburgo.

Henry III reconstruyó la Abadía en honor al Santo Real Edward el Confesor, cuyas reliquias se situaron en un sepulcro en el santuario, y ahora descansa en una cripta debajo del pavimento de 1268 mosaicos, enfrente del altar Mayor. Henry III fue enterrado muy cerca en una gran tumba con monumento de efigie, al igual que hicieron otros reyes, sus mujeres y demás familiares. Así pues, la mayoría de los reyes y reinas de Inglaterra estan enterradas aquí, aunque Henry VIII y Charles I fueron enterrados en la capilla de St George en el Castillo de Windsor, así como los monarcas y la realeza después de George II.

Ciertos aristócratas fueron enterrados en capillas del interior y monjes y personas asociadas a la Abadía se enterraban en los claustros y en otras zonas. Hay poetas enterrados, o están rememorados de alguna manera, en un lugar de la Abadía que se conoce como Poets´ Corner (Rincón de los Poetas), uno de los rincones más populares. También se pueden encontrar músicos famosos. Sin duda, era todo un honor poder ser enterrado aquí o al menos tener alguna placa conmemorativa. Esta práctica se extendió desde los aristócratas y poetas hasta generales, almirantes, políticos, científicos y médicos.




En la Abadía estan los restos de personajes como Charles Dickens, Isaac Newton o Charles Darwin. Oscar Wilde no fue enterrado en la Abadía ya que fue marginado por sus inclinaciones sexuales, aunque en el año 1995 se colocó una placa conmemorativa con su nombre.

Parte exterior de la Abadía de Westminster, Aaron Bradley

En el recinto de la Abadía de Westminster encontramos también la Escuela de Westminster (Westminster School) y la Escuela Coral de la Abadía (Westminster Abbey Choir School). Fue algo natural para los monjes sabios y llenos de conocimientos encomendarles la labor de la educación, y el Papa sugirió a los monjes benedictinos que mantuvieran un colegio de caridad en el año 1179. Se cree que la Escuela de Westminter se fundó incluso antes para niños y novicios. Hay una legendaria Crónica de Croyland que relata la historia de la reina y mujer del rey del siglo XI Edgard el Confesor, Editha, que estaba charlando en el claustro con un niño de la escuela de la Abadía y el niño fue enviado fuera de la zona de palacio por ello.

En ciertas ocasiones, los estudiantes de la escuela de Westminster podían jugar en la Abadía. Las marcas de sus canicas pueden verse todavía en el suelo de la Abadía. Actualmente, los estudiantes de la escuela de Westminster asisten dos veces por semana a los servicios de la Abadía y a veces la usan para realizar conciertos o eventos.

De hecho, una de las maneras de ver la Abadía es asistir a uno de sus servicios religiosos, donde además hay veces que se puede disfrutar de la música de su coro y de su buena acústica. Quizá ver esto sea la mayor atracción para la mayoría de los turistas ya que si no te interesa mucho la historia y no estás bien informado sobre todo lo que hay en la Abadía puede resultar aburrida. Algunas personas tienen la sensación de haber tirado las 20 libras que cuesta la entrada general. Pero no tengas en cuenta esto, ya que si tienes tiempo y te gusta el tema no te debes perder esta visita.

Las televisiones de todo el mundo retransmitieron desde esta Abadía el entierro de la princesa Diana de Gales en septiembre del año 1997.

Es un lugar muy visitado por los turistas, y se encuentra muy cerca de otros lugares de interés de la ciudad como las Casas del Parlamento. Si realmente estás interesado en ver a fondo esta Abadía se recomienda llegar temprano ya que no suelen permitir la entrada a partir de la una del mediodía. Si quieres aprender más de la visita, puedes alquilar un audio guía, que aunque pueden no ser baratitos pueden transportarte mejor a diferentes puntos de la historia británica. Si no te interesa demasiado su historia, o no tienes demasiado tiempo, puedes verla desde fuera que bien merece la pena. Fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 1987.

Frontal de la Abadía de Westminster, Ravanus Flavus

BOOKING.COM

Encuentra donde quedarte en Londres con el mejor buscador de alojamientos. 

CASA CAPITULAR DE LA ABADIA DE WESTMINSTER

La Sala Capitular se construyó al mismo tiempo que la parte este de la Abadía durante el reinado de Henry III, entre los años 1245 y 1253. Sir Gilbert Scott  restauró esta sala a finales del siglo XIX (año 1872).

Se puede acceder a la entrada desde el camino del claustro este e incluye una puerta doble con un gran tímpano en la parte superior. Los vestíbulos del interior y del exterior conducen a la casa capitular octogonal, la cual tiene una arquitectura excepcional. Está construida con un estilo gótico geométrico con una cripta octogonal debajo. En los lados de las arcadas ciegas, hay pinturas del siglo XIV y numerosos bancos de piedra. La Casa Capitular tiene sus baldosas originales del siglo XIII. La puerta del interior del vestíbulo data de alrededor del año 1050, y se piensa que es la más antigua de Inglaterra.

El exterior del edificio tiene contrafuertes añadidos en el siglo XIV. La Cámara Pyx formó la zona de los dormitorios de los monjes. Data del siglo XI y era usado como un tesoro monástico y real. Las paredes externas y los estribos circulares son del siglo XI, y se enriquecieron varios capiteles en el siglo XII. Además, el altar se añadió en el siglo siguiente. 

La Camara Pyx  y la Sala Capitular de la Abadía de Westminter están bajo la tutela del Patrimonio Inglés, aunque bajo el cuidado y dirección del decano y el cabildo de Westminter. Algunos ven esta disposición como una táctica para asegurarse una injustificada financiación desde que se sospecha que la Abadía, cuando se consideraba en conjunto, pudo conocer el criterio de la fundación del Patrimonio Inglés. 

MUSEO

El Museo de la Abadía de Westminster está en un pequeño local abovedado del siglo XI debajo del antiguo dormitorio de los monjes de la Abadía. Esta zona es una de las más antiguas, la cual se remonta a fechas de la fundación, por parte de Edward el Confesor, de la iglesia de Norman en el año 1065.

EXPOSICIONES

Las exposiciones incluyen una única colección de la realeza y otra con efigies fúnebres, junto con otros tesoros que incluyen algunas piezas de cristal medieval, fragmentos de esculturas del siglo XII, la silla de la coronación de Mary II y replicas de las vestiduras de su coronación, efigies de Edward III, Henry VII y su reina, Elizabeth I, Charles II, William III, Mary II y la Reina Anne.

Efigies de cera incluyen un impresionante parecido de Horatio, el vizconde Nelson que viste su propia ropa y otra del famoso primer ministro William Pitt, conde de Chatham, maquetado por una mujer americana llamada Patience Wright. Durante recientes trabajos de conservación de la efigie de Elizabeth I, se encontró en la figura un único corsé que databa del año 1603, el cual ahora es exhibido separado.

Recientemente la exposición muestra un retablo de Westminster del siglo XIII. Se cree que este retablo es el más antiguo de Gran Bretaña y se diseñó probablemente para el Altar Mayor de la Abadía. El retablo está bastante deteriorado por el pasar de los años. El panel ha sido limpiado y conservado por expertos. En una de las secciones del panel se observa la figura de San Pedro, el santo patrón de la Abadía.

Booking.com