Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso, más información
 
Otros lugares
Mercados
Museos
Historia
Transporte
De compras
Celebraciones
Consejos Varios
Posibles Itinerarios
Alojamiento
Gastronomía
Excursiones
Teatros
Cultura
La City
Parques
Fotos
Mas...

 

 


HISTORIA

LONDRES DE LOS STUARTS

 
Introducción
Epoca Romana
Epoca Anglo-sajona
Epoca Medieval
Epoca Tudor
El Gran Incendio
Los Stuarts
El Blitz
Siglo XVIII
Siglo XIX
Siglo XX

El periodo Stuart, dentro de la historia británica, se refiere generalmente al periodo comprendido entre 1603 y 1714. Esto coincide con los dirigentes de la Casa de los Stuart (Estuardo), cuyo primer monarca fue James VI de Escocia. Este periodo termina con la reina Anne y la adhesión de George I de la Casa de Hannover. El periodo Stuart estuvo plagado de conflictos internos y religiosos.

La Guerra Civil Inglesa tuvo lugar durante el reinado de Charles I, el segundo monarca Stuart. Esta guerra terminó con la victoria de los Parlamentarios y Charles fue ejecutado en 1649.

Mapa de Richard Blome de Londres
Mapa de Richard Blome de Londres (1673).
Comenzaba el desarrollo de la zona de West End

Después de este conflicto la línea de los monarcas Stuart fue temporalmente desplazada por la Commonwealth de Inglaterra (de 1649 a 1660). Ésta fue gobernada directamente por Oliver Cromwell entre el periodo de 1653 y 1659. Después de la muerte de Cromwell, la Commonwealth se vino abajo y el Convenio del Parlamento dio la bienvenida a Charles II, hijo de Charles I para que regresara del exilio y se convirtiera en rey. Este evento fue conocido como la Restauración Inglesa.

Las Guerras Anglo-Holandesas fueron una serie de tres guerras que tuvieron lugar entre los ingleses y los holandeses durante el periodo de 1652 hasta 1674. Las derrotas inglesas obligaron a Charles II a firmar la paz y permitió a los holandeses el dominio de las rutas de comercio marítimo hasta 1713.

El Complot Papista (1678) fue una supuesta conspiración católica (totalmente ficticia) que consistía en un manuscrito que acusaba a la Iglesia Católica Romana de aprobar el asesinato de Charles II. El argumento provocó la histeria anti-católica en Inglaterra y se produjeron aproximadamente unas 35 ejecuciones de inocentes.

La expansión de Londres, más allá de los límites de la ciudad, se estableció decisivamente en el siglo XVII. En los primeros años de este siglo las inmediaciones de la ciudad, con la excepción de las residencias aristocráticas en la zona de Westminster,  no eran consideradas zonas realmente saludables. Inmediatamente al norte estaba Moorfields, que recientemente había sido drenada y disponía de caminos, pero era fundamentalmente frecuentada por mendigos y viajeros, quienes lo cruzaban con el fin de llegar a Londres sin entretenerse demasiado allí. Junto a Moorfields estaban los campos de Finsbury, un lugar favorito entre los arqueros de la época.

Los preparativos para la coronación del rey James I fueron interrumpidos por una grave epidemia, la cual pudo haber matado a más de treinta mil personas. La celebración del “Lord Mayor´s Show”, la cual había sido suspendida durante algunos años, fue revivida por orden del rey en el año 1609. La disolución del monasterio de Charterhouse, que había sido comprado y vendido por ciertos miembros de la corte en varias ocasiones, fue adquirido por Thomas Button por 13.000 libras. El nuevo hospital, la capilla y la escuela comenzaron a funcionar en 1611. La escuela de Chartehouse fue una de las principales escuelas públicas en Londres hasta que se trasladó a Surrey en la época victoriana, y el lugar todavía se usa como escuela de medicina.

Retrato de Samuel Pepys
Cronista de la época de los Stuart de Londres, Samuel Pepys

El lugar de encuentro de los londinenses en esos días era la nave de la antigua Catedral de St. Paul. Los comerciantes realizaban negocios en sus pasillos, y usaban la pila bautismal como mostrador sobre el que hacer los pagos. Los abogados recibían a sus clientes en sus particulares pilares y las personas sin empleo se acercaban allí para buscar trabajo. El cementerio de St. Paul era el centro de la compra y venta de libros y la calle Fleet Street era centro de entretenimiento. El teatro de James I, el cual fue establecido en los últimos años de Elizabeth, creció aún más en popularidad. Las actuaciones en los teatro públicos se complementaban con elaboradas máscaras en la corte real y en las posadas de la corte.

Charles I accedió al trono en 1625. Durante su reinado, gran número de aristócratas comenzaron a vivir en el West End.

 

Además de aquellos que tenían negocios específicos en la corte, un número creciente de propietarios de tierras y sus familias se trasladaban a vivir a Londres durante una parte de año simplemente por pertenecer a la vida social de la ciudad. Este fue el comienzo de lo que se conoce como “London Season (temporada de Londres)”. “Lincoln´s Inn Fields” se construyó alrededor de 1629. La plaza de Covent Garden, diseñada por el primer arquitecto inglés de formación clásica Iñigo Jones, se hizo alrededor de 1632. Las calles de los alrededores se construyeron poco después, y los nombres de calles fueron Henrietta, Charles, James, Rey y York, entre otros.

En enero de 1642 cinco miembros del parlamento, a quienes el rey quería arrestar, le fueron concedidos refugio en la ciudad. En agosto de ese mismo año el rey levantó la bandera en Nottingham, y durante la Guerra Civil Inglesa Londres tomó la parte del Parlamento. Inicialmente el rey tenía la ventaja en términos militares, y en noviembre ganó la batalla de Brentford a unas pocas millas al oeste de Londres.

Imagen panoramica antigua de Londres
Panorama hecho por Claes Van Visscher, 1616

La ciudad organizó un nuevo ejército improvisado y Charles dudó y se retiró. Posteriormente, se construyó un amplio sistema de fortificaciones para proteger Londres de un nuevo ataque de aquellos que eran seguidores de la monarquía. Se trataba de una fuerte muralla de tierra, reforzada con bastiones y reductos, la cual superaba a las murallas de la ciudad abarcando todo el área urbana, incluidos Westminster y Southwark. Londres no se vio seriamente amenazado por los monárquicos, y los recursos financieros de la ciudad hicieron una importante contribución a la victoria de los parlamentarios en la guerra.

La insalubridad y el hacinamiento en la City de Londres hicieron que hubiera numerosos brotes de plagas durante siglos, pero el mayor brote que se recuerda en Gran Bretaña fue el que se conoce como la “Gran Peste”. Esta plaga ocurrió en los años de 1665 y 1666 y mató alrededor de 60.000 personas, más o menos la quinta parte de toda su población. Según la crónica que escribe Samuel Pepys en su diario el 4 de septiembre de 1665 dice: “He permanecido en la ciudad hasta que he visto 7.400 muertes en una semana, y 6.000 de ellos como consecuencia de la peste. Poco ruido se escucha tanto de día como de noche, a excepción del sonido de las campanas”.
La Gran Peste fue seguida inmediatamente por otra catástrofe, aunque hay quien dice que ayudó a que por fin terminara esa plaga. En el domingo de 2 de septiembre de 1666 estalló el Gran Incendio de Londres a la una de la mañana en una panadería de Pudding Lane, en la parte sur de la ciudad. Avivado por un viento del este el fuego se propagó, y los esfuerzos para frenarlo resultaron muy desorganizados. El martes por la noche el viento amainó un poco, y el miércoles se fuego se redujo. El jueves se encontraba extinguido, pero por la tarde de ese día las llamas brotaron otra vez a ambos lados de Temple. Algunas casas fueron voladas con pólvora, y de esta manera el fuego se dominó finalmente. El monumento “The Monument” fue construido para recordar este fuego, y durante más de siglo y medio llevaba una inscripción donde se culpaba del fuego al “frenesí papista”.

Plan de Evelyn para la reconstruccion de Londres
Plan de Evelyn para la reconstrucción de Londres después del incendio

Este incendio destruyó alrededor del 60% de la ciudad, incluyendo la antigua Catedral de St. Paul, 87 iglesias parroquiales, 44 empresas de tejidos y la “Royal Exchange”. Sin embargo, en número de víctimas fue sorprendentemente pequeña, ya que se cree que hubo 16 muertes como máximo. A los pocos días del incendio, Christopher Wren, John Evelyn y Robert Hooke, presentaron tres planes ante el rey para reconstruir la ciudad. Wren propuso construir calles principales de norte a sur y de este a oeste, para aislar todas las iglesias en posiciones llamativas, para situar la mayoría de los lugares públicos en grandes plazas, para unir los lugares de las 12 compañías principales de tejidos dentro de una plaza anexa a Guildhall, y para hacer un buen muelle en la orilla del río desde Blackfriars hasta la Torre de Londres. Wren deseaba construir las nuevas calles rectas y en tres anchuras standard de 30, 60 y 90 pies.

El plan de Evelyn era diferente del de Wren, ya que proponía una calle desde la iglesia de St Dunstan en el este hasta la Catedral de St. Paul, y proponía no poner muelles o terrazas a lo largo del río.

Estos planes no se pusieron en funcionamiento, y la reconstrucción de la ciudad siguió el plan que tenía antes del fuego, el cual en su mayoría ha sobrevivido hasta nuestros días. Sin embargo, la nueva ciudad era diferente de la anterior. Muchos miembros de la aristocracia nunca volvieron, y prefirieron adquirir nuevas casas en el West End, donde se construyó un nuevo distrito de moda cerca de la residencia real, como St James, lo que antes era el Palacio Whitehall hasta que fue destruido por el fuego en la década de 1690 y que después sería el Palacio de St. James. En el camino rural de Piccadilly surgieron mansiones como Burlington House. De esta manera, la separación entre la clase media mercantil de la City de Londres y el mundo aristocrático de la corte de Westminster se completó. En la propia ciudad se sustituyeron las casas de madera por edificios hechos de piedra y ladrillo, para así reducir el riesgo a incendios. Según declaraba el Acta de Reconstrucción de Londres de 1666: “el edificio de ladrillo no es sólo más hermoso y duradero, sino que además es más seguro ante posibles incendios”. A partir de entonces, sólo los marcos de las puertas, los marcos de las ventanas y las fachadas de las tiendas podían hacerse de madera.

El plan de Christopher Wren como nuevo modelo de Londres se quedó en nada, pero se le designó para reconstruir las iglesias parroquiales en ruinas y reemplazar la Catedral de St. Paul. La cúpula barroca de la catedral era el símbolo destacable de la ciudad durante al menos un siglo y medio. Como perito de la ciudad, Robert Hooke supervisó la reconstrucción de las casas. East End, la zona inmediatamente al este de las murallas de la ciudad, estaba densamente poblada en las décadas anteriores al Gran Incendio. Los muelles de Londres comenzaron a extenderse aguas abajo, atrayendo a muchos trabajadores que trabajaban en los muelles y en la transformación y distribución de mercancías. Esta gente vivía en Whitechapel, Wapping, Stepney y Limehouse, generalmente en condiciones bastante insalubres.

En el invierno de 1683-4 llegó la Gran Helada al Támesis. Esta helada comenzó alrededor de siete semanas antes de Navidad y continuó durante seis semanas después, siendo la helada más dura y la más larga registrada. La Revocación del Edicto de Nantes en 1685 condujo a una gran migración de hugonotes (miembros de la reformada iglesia protestante de Francia) a Londres. Ellos establecerían la industria de la seda en Spitafields.

Mapa de Londres del año 1673
Mapa preciso de Ogilby & Morgan de la ciudad de Londres en 1673. Muestra una descripción de las calles, callejuelas, tribunales, iglesias, etc.

En este momento, la ciudad de Londres se estaba convirtiendo en el centro financiero líder del mundo, reemplazado a Ámsterdam en primacía. El Banco de Inglaterra se fundó en 1694, y la Compañía de las Indias Orientales comenzó a ampliar su influencia. “Lloyd´s of London” también comenzó a operar a finales del siglo XVII. En 1700 Londres manejaba el 80% de las importaciones de Inglaterra, el 69% de sus exportaciones y el 86% de sus re-exportaciones. Muchos de los bienes eran productos de lujo de América y Asia como seda, azúcar, té o tabaco. Aquí se comerciaba con mercancías que podían ser importadas y exportadas sin tener que pagar  ningún tipo de impuesto por ello. En Londres había muchos artesanos en el siglo XVII, y aunque se abrirían algunas grandes fábricas, la importancia económica de la ciudad nunca se basó principalmente en la industria. En su lugar, la ciudad era un gran comercio y un centro de redistribución. Los bienes se llevaban a Londres por la cada vez más dominante marina mercante, pero no sólo para satisfacer la demanda doméstica, sino para hacer una re-exportación a toda Europa, e incluso más allá.

Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje

Nombre

Mensaje

A William III le gustaba poco Londres, ya que el humo le provocaba asma y después del incendio del Palacio de Whitehall (1691) compró Nottingham House y lo transformó en el Palacio de Kensington. En aquel entonces Kensington era una aldea insignificante, pero la llegada de la corte hizo que creciera en importancia. El palacio no fue el preferido de futuros monarcas, pero su construcción fue otro paso en la expansión de los límites de Londres. Durante este mismo reinado, se inició el Hospital de Greenwich, por entonces bastante lejos de los límites de la ciudad. El hospital era un complemento naval del Hospital de Chelsea para los ex-soldados, el cual fue fundado en 1681. Durante el reinado de la Reina Anne, se aprobó un acta autorizando la construcción de 50 nuevas iglesias para servir a la creciente población que vivía fuera de los límites de la ciudad de Londres.


COMENTARIOS

 


Otros artículos de interés...

Copyright © 2017 www.viajeporlondres.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo la licencia de Creative Commons.
Para más información puedes leer las condiciones de uso /Contacto