Otros lugares
Museos
Gastronomía
Mercados
Transporte
Celebraciones
Consejos Varios
De compras
Alojamiento
Un poco de historia
Excursiones
Posibles Itinerarios
Teatros
Cultura
La City
Geografía
Parques
Fotos
 

Escucha esta página
mientras navegas
Fotos de Manchester
Localización y datos prácticos
Un poco de Historia
Que ver

POSIBLES
EXCURSIONES

HISTORIA DE
MANCHESTER

Introducción Margate
Bath Oxford
Bournemouth Portsmouth
Brighton Palacio de Blenheim
Broadstairs Ramsgate
Cambridge Shrewsbury
Canterbury Southampton
Castillo de Leeds Southend-On-Sea
Castillo de Warwick Stonehenge
Chichester Stratford-upon-Avon
Costwolds Whitstable
Gravesend Winchester
Manchester Windsor

Historia antigua

Los brigantes fueron las principales tribus celtas que estaban en lo que ahora es el norte de Inglaterra. Estas tribus tenían una especie de fortaleza en donde ahora se encuentra la catedral de Manchester, frente a la orilla del río Irwell.


Iglesia de St. Ann en Manchester

Tras la conquista romana de Gran Bretaña en el siglo I se ordenó la construcción de un fuerte romano llamado Mamucium para asegurar que ciertos intereses de roma estuvieran protegidos de los brigantes. El centro de Manchester ha estado habitado permanentemente desde entonces.

Se cree que los romanos habitaron Manchester hasta mediados del siglo III aunque puede que una pequeña guarnición permaneciera hasta finales del siglo IV. En la época de la conquista Normanda en el año 1066, el asentamiento estaba enfocado en la confluencia de los ríos Irwell y Irk.

Thomas de la Warre fue el fundador de la iglesia colegiata en el año 1421. Esta iglesia es ahora la Catedral de Manchester, y las instalaciones de la actual universidad albergan la escuela de Música y la biblioteca de Chetham. Esta biblioteca, la cual se abrió en el año 1653, continúa abierta al público hoy en día, y es la biblioteca pública gratuita más antigua del Reino Unido.

Se ha mencionado en ciertos registros que Manchester tenía un mercado en el año 1282. Alrededor del siglo XIV, Manchester recibió la influencia de tejedores flamencos, y se convirtió en un importante centro de fabricación y comercio de lana y lino.


Pintura monstrando las fábricas de algodón
McConnel & Company alrededor del año 1820

Durante la Guerra Civil Inglesa, Manchester favoreció notablemente el interés parlamentario. Aunque no durante mucho tiempo, Cromwel concedió a la ciudad el derecho a elegir su propio Primer Ministro.

A partir del año 1600 el uso del algodón aumentó significativamente. Los ríos Irwell y Mersey fueron navegables en 1736 abriendo la ruta desde Manchester a los muelles marítimos de Mersey. El Canal de Bridgewater, primer canal artificial en su totalidad, fue abierto en el año 1761 y se utilizaba para transportar carbón de las minas de Worsley a Manchester.


Óleo mostrando la calle Oxford Road en
Manchester en el año 1910

Fue entonces cuando Manchester se convirtió en un mercado dominante en la producción de textiles abriendo numerosos comercios y grandes almacenes. En el año 1780, Richard Arkwright inició la construcción de la primera fábrica de algodón de Manchester.

 

Revolución Industrial

Gran parte de la historia de Manchester tiene relación con la manufactura textil durante la Revolución Industrial. La gran mayoría del hilado de algodón se llevó a cabo en ciudades del sur de Lancashire y el norte de Cheshire, y Manchester fue durante un tiempo en centro más productivo en transformación de algodón, siendo más tarde y durante un tiempo el mayor mercado de productos de algodón. De hecho, durante la época victoriana esta localidad era conocida como “Cottonopolis (Aldodonopolis)” y “Ciudad Almacén”. En Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica el término “manchester” es todavía usado para hacer referencia a ropa de cama: sábanas, fundas de almohada, toallas, etc.

Manchester comenzó a expandirse a un ritmo asombroso en el siglo XIX como parte de un proceso de urbanización planificada y provocado por la revolución industrial, convirtiéndose, sin duda, la ciudad industrial más grande del mundo. Las empresas de ingeniería hicieron inicialmente máquinas para el comercio de algodón, pero se diversificó en la maquinaría general. Del mismo modo, la industria química empezó a producir blanqueadores y colorantes expandiéndose en otras áreas. El comercio fue apoyado por la industria financiera con los bancos y empresas de seguros. El comercio y alimentar a una población creciente requirió una gran infraestructura en transporte y distribución. El sistema de canales se extendió y Manchester se convirtió en una importante parada en el primer ferrocarril de pasajeros del mundo, el Liverpool and Manchester Railway. La competencia entre las diferentes formas de transporte hizo que se mantuvieran unos precios muy asequibles. En el año 1878 se presentaron los primeros teléfonos a una empresa de Manchester.


Ayuntamiento de Manchester, imagen de Parrot of Doom

El canal de barcos de Mancheste se construyó en 1894 y permitió llegar hasta el mar y a las afueras de la ciudad se creó el Parque Trafford. Las grandes cantidades de maquinaria, incluyendo la planta de procesamiento de algodón, se exportaron a todo el mundo. Como centro de capitalismo, Manchester fue una vez escenario de disturbios relacionados con los trabajadores, y fue una llamada para conseguir un mayor reconocimiento político entre los trabajadores y las clases sociales sin títulos. Uno de esos disturbios terminó con la Masacre de Peterloo el 16 de agosto de 1819, con 15 muertos y 650 heridos. Manchester tuvo un lugar notable en la historia del Marxismo y la política de izquierdas, siendo muy importante el tema de la obra de Friedrich Engels “La situación de la clase obrera de Inglaterra en 1844”. De hecho Engels pasó gran parte de su vida en o cerca de Manchester, y cuando Karl Marx visitó la ciudad, se reunieron en la biblioteca de Chetham. Los libros sobre economía de Marx que se leían en esa época pueden verse todavía en esta biblioteca, así como los asientos que utilizaban Marx y Engels cuando se reunían. El primer Congreso de Sindicatos se celebró en Manchester del 2 al 6 de junio de 1868. Esta ciudad fue una importante plataforma del Partido Laborista y el movimiento sufragista.

En aquella época la ciudad parecía un lugar donde cualquier cosa podría suceder, nuevos procesos industriales, nuevas formas de pensamiento, promoción del libre comercio, creación de nuevas clases sociales, nuevas sectas religiosas o nuevas organizaciones de trabajo, y esto atrajo a numerosa gente culta tanto de Gran Bretaña como de Europa. De hecho hay un frase que sobrevive hoy en día que dice “Lo que Manchester hace hoy, el resto del mundo lo hace mañana”. Quizá la edad de oro de Manchester fue el último cuarto del siglo XIX, y muchos de los grandes edificios públicos (incluyendo el ayuntamiento) están fechados en esa época. El ambiente cosmopolita de la ciudad contribuyó a que existiera una cultura vibrante. Cabe desctacar que aunque la Revolución Industrial llevó riqueza a la ciudad, también llevó pobreza y miseria en gran parte de la población. 

El número de fábricas de algodón en Manchester alcanzó el número de 108 en el año 1853. A partir de ese año el número de fábricas empezaron a disminuir y fue superado como centro de hilado de algodón por Bolton en la década de 1850 y por Oldham en la década de 1860. De todas formas, este periodo de declive coincidió con un auge en la ciudad como centro financiero de la región. Aún así, Manchester continuó con el proceso del algodón, y en el año 1913 todavía se encargaba del proceso del 65% de todo el algodón del mundo. La Primera Guerra Mundial interrumpió el acceso a los mercados de exportación. El procesamiento del algodón aumentó en otras partes del mundo, aunque a menudo utilizaban máquinas producidas en Manchester. La ciudad sufrió mucho con la famosa Gran Depresión y se comenzaron grandes cambios estructurales para suplantar a la vieja industria, incluyendo a la industria textil.

La Segunda Guerra Mundial y los bombardeos alemanes

Al igual que la mayoría del Reino Unido, el área de Manchester se movilizó ampliamente durante la Segunda Guerra Mundial. Por ejemplo la maquinaria y fundición de la ciudad se encargó de la fabricación de bombas, además de otras cosas relacionadas con la guerra. Es por ello que Manchester fue blanco de los bombarderos alemanes, y a finales de 1940 los ataques aéreos se llevaban a cabo contra objetivos no militares. El mayor de estos ataques se produjo en la navidad de 1940, y se estima que se utilizaron 467 toneladas de explosivos de alta potencia y fueron lanzadas más de 37.000 bombas incendiarias. Una gran parte del centro histórico de la ciudad fue destruida, incluyendo a almacenes, locales comerciales y oficinas, con unos 376 muertos y más de 30.000 casas dañadas. La Catedral de Manchester fue uno de los edificios que resultaron dañados, y se necesitaron 20 años para su restauración.

Después de la Segunda Guerra Mundial

El procesamiento y el comercio de algodón cayeron en tiempos de paz. Hacia el año 1963 el puerto de Manchester fue el tercero mayor del Reino Unido, y empleaba a más de 3.000 trabajadores. Pero el canal no pudo soportar los barcos que cada vez eran más grandes y transportaban más contenedores, por lo que se cerró en el año 1982. La industria pesada sufrió una crisis importante en la década de 1960 y se redujo drásticamente bajo la política económica seguida por el gobierno de Margaret Thatcher. Manchester perdió unos 150.000 puestos de trabajo en la industria manufacturera entre los años 1961 y 1963.


Imagen ilustrando la Masacre de Peterloo
en agosto de 1819

La regeneración se inició a finales de la década de 1980, e incluso se propusieron dos ofertas para albergar los Juegos Olímpicos para conseguir elevar el perfil internacional de la ciudad.

Manchester tiene un largo historial de ataques atribuidos a los Republicanos Irlandeses, donde se incluye a los Mártires de Manchester de 1867, el incendio provocado de 1920, una serie de explosiones en 1939, y dos bombas en 1992. El sábado 15 de junio de 1996, el grupo armada IRA llevó a cabo un atentado con una enorme bomba cerca de un centro comercial en el centro de la ciudad. Se trató de la mayor bomba detonada en suelo británico con más de 200 heridos y con graves daños en los edificios cercanos. El coste de los daños se estimó en más de 50 millones de libras, aunque el pago final de los seguros superó los 400 millones con muchos negocios afectados que nunca se recuperaron de la pérdida.

Gran parte de la ciudad que databa de la década de 1960 ha sido demolida, remodelada y modernizada con un gran uso del cristal y del acero.

Antiguas fábricas de algodón fueron convertidas en modernos apartamentos y de antiguos desvanes han surgido apartamentos “lofts” de medio millón de libras. La torre de 47 pisos Beetham, con 169 metros de alto, se terminó en el año 2006, y es considerado el edificio más alto de Gran Bretaña fuera de Londres, y durante un tiempo fue el edificio residencial más alto de Europa.

Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje y lo incluiremos

Nombre

Mensaje


Mapa de Manchester alrededor del año 1650


Compartir

COMENTARIOS

 

Destino
Check-In
Check-out
Habitaciones:
Niño
Adulto(s)
Copyright © 2014 www.viajeporlondres.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo la licencia de Creative Commons.
Para más información puedes leer las condiciones de uso
/Contacto