Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso, más información
 
Otros lugares
Mercados
Museos
Historia
Transporte
De compras
Celebraciones
Consejos Varios
Posibles Itinerarios
Alojamiento
Gastronomía
Excursiones
Teatros
Cultura
La City
Parques
Fotos
Mas...

 

LA CULTURA DEL TÉ EN GRAN BRETAÑA

Introducción
Música
Cultura del Té

Sin duda, el té nos recuerda a Gran Bretaña. Hoy en día esa apreciación está cambiando, pero hasta hace poco tiempo hablar de té era trasladarte a esas reuniones de la aristocracia donde se mostraba la mejor vajilla y el mejor menaje de la casa inglesa. No sólo se bebía té, sino que se comían dulces y suponía una reunión familiar muy agradable entre las 4 y las 6 de la tarde.

mesa de te
Mesa preparada para el té de la
tarde, Edward Kimber

Esta costumbre que se originó entre las clases adineradas de Inglaterra, sería adoptada más tarde por la mayoría de la población inglesa.

taza de te
Una taza de te negro, Miya
Los exquisitos pasteles y los acompañamientos refinados podían verse en las mesas de las casas ricas, mientras que la clase baja acompañaba su té con lo que podía, normalmente un pequeño bocadillo que había preparado por la mañana y devoraba en mitad del trabajo para recuperar fuerzas. El té servido con leche y azúcar aportaba al trabajador ese pequeño empujón que le ayudaba a seguir trabajando o enmascarar el hambre que sentía a esa hora. Por eso se dice que el té tuvo un papel muy importante en la Revolución Industrial Británica, además evitó muchas enfermedades porque había que hervir el agua para consumirlo y evitó enfermedades como la disentería, fiebres tifoideas o cólera. En ciertos lugares y en ciertas épocas la hora del té era la hora de lo que hoy en día conocemos como la cena, sobre todo entre la clase trabajadora, y se efectuaba entre las 5 y las 7 de la tarde. Se servía algún plato caliente como una sopa y algún tipo de fiambre con pan. Hoy en día el tema de las calorías no es tan importante, pero al ser una bebida estimulante resulta muy apetecible a media tarde. De hecho hay muchas empresas que permiten a sus trabajadores hacer un pequeño descanso para que puedan tomar el té, y a estos descansos se les conoce como “Tea Time” o “Tea Break”. En realidad hoy en día muchos no toman té en esos 15 minutos de descanso, pero este nombre es adoptado por todos, tomes té o no.

En la mayoría de los negocios que ofrecen té a sus clientes hay disponible pastas, pan con mantequilla, bollos, madalenas e incluso cierta variedad de sándwiches. Lo importante no es sólo tomar el té, sino acompañarlo con algo apetitoso. En la mayoría de los hoteles de lujo de Gran Bretaña tienes que reservar mesa para poder tomar el té en su restaurante, debes de ir vestido adecuadamente y sus tarifas pueden sorprender a más de uno.

La costumbre británica de tomar té a media tarde se ha exportado a muchos lugares del mundo. Es curioso que Gran Bretaña sea uno de los países que más té consume y no produce nada de ese té en su propio territorio. Cualquiera que haya pasado por lo menos unos días en Londres, y haya podido vivirlo en primera persona, sabe que el té se toma en Gran Bretaña varias veces al día y se puede encontrar de muchos sabores diferentes. Es muy famoso en Gran Bretaña el “English Breakfast Tea”. Se trata en realidad de una mezcla de diferentes tés que resulta bastante fuerte y muy apropiado para despertarte por las mañanas. Cuando un británico habla de té normalmente hacer referencia a este té.

UN POCO DE HISTORIA DEL TÉ

El primer té que llegó al Reino Unido vino desde China a finales del siglo XVII. El propietario de un café de Londres lo comenzó a promocionar divulgando sus excelentes propiedades y muchos lo conocían como “la bebida china”. Muchos médicos lo recetaban a sus pacientes para combatir los resfriados.

Por esa época la Compañía Británica de las Indias Orientales dio a conocer este producto al rey Carlos II. El té llegaba a Gran Bretaña de los portugueses que lo traían de sus territorios en Asia y de sus relaciones comerciales con China y Japón. La mujer de Carlos II era Catherine de Braganza de Portugal y adoraba el té. Esta mujer hizo que esta bebida ganara mucha aceptación entre la aristocracia inglesa. La importación de té se incrementó considerablemente, así como la importación de teteras de porcelana china. Muy pronto surgieron empresas que fabricaban imitaciones de esas teteras, así como tazas con diseños muy elaborados.

mesa con te y pasteles
En el té de la tarde, Rochelle Hutchinson

La Compañía Británica de las Indias Orientales siguió encargándose de abastecer al país de té a finales del siglo XIX, sobre todo proveniente de la India. El precio de este producto se incrementó bastante en cierta época pero bajo rápidamente, y era muy asequible para todos los bolsillos. Londres se convirtió en el centro internacional del comercio de té.

 

RITUAL DEL TÉ

punto Para preparar un buen té se pone a calentar agua hasta que llegue a la ebullición. Se puede usar un hervidor de agua
punto Se vierte un poco del agua caliente en la tetera para calentarla un poco y se tira esa agua
punto Se coloca el té en la tetera
punto Cuando el agua ha hervido otra vez se vierte en la tetera, se tapa y se espera unos minutos para que el agua coja todas las propiedades de las hojas de té.
punto Se sirve el té en una taza utilizando una especie de colador, a no ser que usen bolsitas de té.
punto Cada uno decide si quiere añadir leche o azúcar al té.

En un salon de te
En un salon de té, radiowood

El mundo del té y la forma de servirlo forma parte de muchos debates, sobre todo en el tema de la leche. Hay quienes afirman que la leche hay que añadirla a la taza antes de servir el té, y hay otros que dicen que la leche debe ser añadida al final. Parece ser que la temperatura que puede alcanzar la leche en cada caso es diferente y eso repercute en el sabor de la taza de té en general.

Lo cierto es que el típico té de la tarde ya no se usa tanto como en el pasado, aunque se sigue utilizando para ciertas ocasiones. Se suele usar el té negro y normalmente hay disponible una jarrita con leche y un platillo con rodajas de limón. El uso del hervidor de agua se ha generalizado en casi todas las casas británicas. Se utiliza la tetera sólo en momentos ocasionales.

La mayoría de los británicos prefieren tomar el té con leche y azúcar. En la actualidad lo normal es usar las bolsitas de té para evitar el uso del colador, y por tema práctico apenas se usa la típica taza y platillo. Es curioso que en el pasado fuera costumbre derramar el té sobre el platillo y tomárselo desde él para que se enfriara antes. Esto es una costumbre que ya no se ve en la sociedad británica pero es algo que se sigue haciendo en la India, algo que ha podido comprobar personalmente quien escribe estas líneas.

 

Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje

Nombre

Mensaje

 

COMENTARIOS

 


Otros artículos de interés...

Copyright © 2017 www.viajeporlondres.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo la licencia de Creative Commons.
Para más información puedes leer las condiciones de uso /Contacto