Historia Torre de Londres

En el centro de la Torre de Londres se encuentra la torre normanda conocida como Torre Blanca, construida en 1078 por William el Conquistador (reinó 1066-87), dentro del ángulo sureste de las murallas de la ciudad, cerca del Támesis. Esta torre se construyó tanto para proteger a los normandos de la gente de la City de Londres, como para protegerse de posibles invasores de fuera. William nombró a Gundulf, obispo de Rochester, como su arquitecto. Se utilizó una excelente piedra, procedente de Francia, para construir las esquinas del edificio y como decoración de puertas y ventanas. Según cuenta la leyenda, la argamasa utilizada en la construcción fue templada con sangre de animales.

Otra leyenda atribuye la Torre a los romanos, en vez de a William. William Shakespeare, en su obra Richard III manifiesta que la torre fue construida por Julio César.

La Torre Blanca tiene 27 metros de altura y sus paredes varían de 4,5 metros la más gruesa en la base, hasta los 3, 3 metros en la parte más alta. Encima de las almenas se levantan cuatro torreones, tres de los cuales son cuadrados, pero el del nordeste es circular, para así poder colocar una escalera de caracol. Este torreón fue usado brevemente como el primer observatorio real en el reinado de Carlos II.

Más o menos en el año 1190, el rey Ricardo Corazón de León (que reinó de 1189 hasta 1199), rodeó al Torre Blanca con una pared e hizo un foso alrededor que rellenó con agua del Támesis. Richard utilizó la muralla romana que ya existía en la parte este como parte de la pared. Parte de esta muralla que construyó se incorporó dentro de la muralla circular de Henry III, la cual todavía existe entre la Bloody Tower (Torre ensangrentada) y la Bell Tower (Torre de la Campana). En 1240, Henry III cubrió el exterior del edificio con cal, lo cual le dio el nombre que hoy en día tiene, White Tower.

A principios del siglo XIII, Henry III (que reinó de 1216 hasta 1272), transformó la Torre en su principal residencia real y hizo edificios palaciales construidos dentro del recinto. La Torre permaneció como residencia real hasta tiempos de Oliver Cromwell, quien demolió algunos de los viejos edificios palaciales.

Entre los años 1275 y 1285, Edward I (que reinó desde 1272 hasta 1307), construyó una muralla exterior que encerraba completamente la muralla interior, creando de esta manera una doble defensa concéntrica. Lo rellenó de un foso y creó otro foso en la nueva muralla externa, la cual tiene cinco torres de cara al río. En la cara norte de esta muralla externa hay tres bastiones semi-circulares.

La entrada de agua a la Torre es conocida a menudo como la Puerta de los Traidores (Traitor´s Gate), ya se dice que prisioneros acusados de traición, como la reina Anne Bolena y Sir Thomas More, pasaron a través de ella. Detrás de esta Puerta de los Traidores, en el pozo, había una máquina usada para subir agua a la cisterna localizada en el tejado de la Torre Blanca. En un principio, la máquina era impulsada por la fuerza de la marea o por la fuerza de los caballos, aunque al final se utilizó la fuerza del vapor. La maquinaria sería quitada en 1860. La estructura de madera de estilo Tudor que se ve sobre el arco de la Puerta de los Traidores data del año 1532, y fue restaurado en el siglo XIX.

Hoy en día, la Torre es principalmente una atracción turística. Además de los edificios, las Joyas de la Corona Británica, se puede ver una colección de armaduras de la Armada Real o los restos de la muralla romana.

La Torre es atendida por los Beefeaters (Celadores o Sirvientes), los cuales tiene la función de guías, de proveer seguridad además se ser ellos mismo una atracción turística. Cada tarde, los celadores participan en la Ceremonia de las Llaves, para que la Torre sea segura por la noche. Todos los celadores tienen su residencia dentro de la Torre, pero deben tener su propia residencia fuera de torre ya que cuando se jubilen no podrán vivir dentro.

 

Casa de fieras y animales

La Casa de Fieras Real fue establecida en la Torre en el siglo XIII, posiblemente hacia el año 1204 durante el reinado del rey John, y probablemente abasteció el lugar con animales de una casa de fieras comenzada en 1125 por Henry I en el palacio de Woodstock, cerca de Oxford. William de Malmesbury comunicó que Henry tenía leones, leopardos, linces y camellos, entre otros animales. Su año de inicio se establece a menudo en 1235, cuando Henry III recibió como regalo de boda tres leopardos (según se ha recogido, aunque debían haber sido leones) de Frederick II. En 1264, los animales se trasladaron al baluarte, lo que hizo que en su momento se llamara al lugar la Torre de los Leones, cerca de la entrada principal oeste. El lugar se abrió al público en espectáculos ocasionales durante el reinado de Elizabeth I. Se han hecho pruebas de radio carbono a un cráneo de león encontrado allí que data entre los años 1280 y 1385, siendo el felino de la época medieval más antiguo conocido en Gran Bretaña.

Esta Casa de las Fieras se abrió al público en el siglo XVIII, y había que pagar una entrada de tres medios peniques, o aportar un gato a un perro para alimentar a los leones. Aquí fue donde William Blake vió al tigre que debió inspirar su poema “The Tyger”. El último director de esta Casa Fieras, Alfred Cops, que acabó en 1822, encontró la colección en un estado pésimo. Se cerró en parte por razones comerciales y en parte por la seguridad de los animales, y éstos se trasladaron, cuando se abrió,  al Zoo de Londres de la  Zoological Society of London. El último animal se retiró en 1835, y la mayor parte de la Torre de los Leones se demolió, aunque todavía permanecen restos de la Puerta de los Leones.

La Torre de Londres alojó a un oso polar en 1252, el cual fue un regalo del rey de Noruega.

 

Cuervos

Se piensa que ha habido al menos seis cuervos viviendo en la torre durante siglos. Se dice que Charles II ordenó que se les eliminara debido a unas quejas de John Flamsteed, es astrónomo real. Sin embargo, no se eliminaron porque le contaron a Charles la leyenda de que si los cuervos abandonan alguna vez la Torre de Londres, la Torre Blanca, la monarquía y todo el reino caería (la Piedra de Londres tiene una leyenda similar). Charles, después de la época de Guerra Civil Inglesa, por superstición o no, el caso es que no se arriesgó, y en vez de ello movió el observatorio a Greenwich.

La referencia conocida más antigua de los cuervos de la torre se recoge en una imagen en el periódico “The Pictotial World” en 1885. Esto y unas referencias aisladas de los cuervos de la torre, tanto por escrito como visual, las cuales aparecen a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, los sitúan cerca del monumento que conmemora las decapitaciones en la torre, el lugar conocido popularmente como “patíbulo”. Esto sugiere que los cuervos, los cuales son famosos por su relación con la horca, han sido usados de manera original para dramatizar los cuentos de prisioneros y ejecuciones en la torre contada por los beefeaters a los turistas actuales. De cualquier forma, cuervos salvajes, los cuales han abundado en Londres y a menudo se veían alrededor de los mercados de carne, pudieron alojarse en la torre desde entonces.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los cuervos de la torre perecieron debido a las bombas, dejando a un solo superviviente llamado “Grip”. Antes de que la torre se abriera al público el 1 de enero 1946, se tuvo especial cuidado de que hubiera seis cuervos en el lugar. Las alas de los cuervos son recortadas para evitar que se vayan, aunque son libres de recorrer cualquier lugar del recinto, y son cuidados por un cuidador de cuervos. El cuervo más viejo que sirvió en la Torre de Londres se llamaba Jim Crow, el cual murió con 44 años.

En el año 2006, debido a la gripe aviar, los cuervos se introdujeron dentro de los edificios hasta junio de ese mismo año.

Prisioneros

El primer prisionero de la torre de Londres fue Ranulf Flambard en el año 1100, quien como obispo de Dirham, se le encontró culpable de extorsión. Éste fue el responsable de varias mejoras en el diseño de la torre después de que su primer arquitecto se fuera a Rochester. El obispo escapó de la Torre Blanca trepando por una cuerda, la cual fue introducida en su celda en un cofre de vino.

Otros prisioneros destacados son:

 Gruffydd ap Llywelyn Fawr, un príncipe de Gales, el mayor pero ilegítimo hijo de Llywelyn el Grande. Murió mientras intentaba escapar de su celda en la Torre.
 John Balliol rey de Escocia. Después de ser forzado a abdicar de la corona de Escocia por Edgard I, fue hecho prisionero en la torre desde 1296 hasta 1299.
 David II rey de Escocia.
 John II rey de Francia.
 Henry Laurens, el tercer presidente del Congreso Continental de las Colonias Americanas. 
 Charles I de Valois, duque de Orleáns, fue uno de los muchos nobles franceses heridos en la Batalla de Agincourt el 25 de octubre de 1415. Fue capturado y se le llevó a Gran Bretaña como rehén, permaneciendo en cautividad durante 25 años en diferentes lugares, como en el Castillo de Wallingford. Charles es recordado como un buen poeta debido a sus más de quinientos poemas que hizo, la mayoría escritos mientras se encontraba prisionero.
 Henry VI de Inglaterra fue hecho prisionero en la torre, donde fue ejecutado el 21 de mayo de 1471. Cada año, en el aniversario de su muerte, el rector del Colegio Universitario de Eton y el de King´s College en Cambridge, colocan rosas en el altar donde murió.
 Margaret de Anjou, consorte de Henry VI.
 George Plantagenet, Primer duque de Clarence, hermano del rey Edward IV de Inglaterra.
 Edward V de Inglaterra y su hermano Richard de Shrewsbury, también conocidos como los príncipes de la Torre. Existe la leyenda popular de que su tío, Richard duque de Glouchester, les encerró en la torre para su propia protección, y luego, más tarde ordenó sus muertes.
 Sir William de la Pole. Un familiar lejano del rey Henry VIII, fue encarcelado en la torre durante 37 años (1502-1539) por una supuesta trama contra Henry VII. William fue el prisionero que más años estuvo en la torre como prisionero.
 Edward Seymour, primer duque de Somerset, y su administrador Sir John Thynne.
 Thomas More fue hecho prisionero el 17 de abril de 1535. Fue ejecutado el 6 de julio de ese mismo año y su cuerpo se enterró en la Torre de Londres.
 Anne Boleyn (Ana Bolena), reina de Inglaterra, fue hecha prisionera el 2 de mayo de 1536 con el cargo de adulterio, traición e incesto.
 La futura reina Elizabeth I, hecha prisionera durante 2 meses en 1534 por su presunta participación en la Rebelión de Wyatt.
 John Gerard, SJ, un cura jesuita inglés que vivía clandestinamente durante el reinado de la reina Elizabeth I, cuando los católicos eran perseguidos. John fue capturado, torturado y encarcelado en la Torre de Salt antes de hacer una audaz escapatoria con una cuerda cruzando el foso.
 Sir Walter Raleigh pasó 13 años (1603-1616) prisionero en la torre, aunque pudo vivir con relativo confort en la Bloody Tower con su mujer y sus dos hijos. E incluso se dice que plantaba tabaco en la torre. Mientras estuvo prisionero escribió “The history of the World”.
 Niall Garve O´Donnell, un noble irlandés, un antiguo aliado de los ingleses contra su primo, Red Hugh O´Donnell.
 Guy Fawkes, famoso por su papel en la complot de Gunpowder, fue llevado a la torre para ser interrogado por un consejo de los ministros del rey. Sin embargo, no fue ejecutado en la torre. Cuando confesó, fue sentenciado a ser ahorcado y descuartizado en el Antiguo Palacio de Yard en Westminster. No obstante, cuando escapaba saltando del patíbulo de la horca se rompió el cuello y murió.
 Johan Anders Jagerhorn, un oficial sueco, amigo de Lord Edward FitzGerald, que participó en el movimiento de independencia de Irlanda. Pasó dos años en la torre (1799-1801), pero fue liberado debido a intereses rusos.
 Lord George Gordon, instigador del motín de Gordon en 1780, permaneció 6 meses en la Torre mientras esperaba el juicio con el cargo de alta traición.
 Rudolf Hess, dirigente adjunto del Partido Alemán Nazi, el último prisionero de Estado que hubo en la torre, en mayo de 1941.
 Los gemelos Kray, estaban entre los últimos prisioneros de la torre. 

Tortura

Dentro de las cámaras de tortura de la torre fueron usados varios utensilios de tortura. Anne Askew es la única mujer registrada por haber sido torturada en la torre, después de ser llevada allí en 1546 con la acusación de herejía. Se le ordenó a Sir Anthony Kingston, el Agente de Policía de la Torre de Londres, que torturara a Anne para que nombrara a otros protestantes. Kingston estuvo tan impresionado con el comportamiento de Anne que se negó a continuar con la tortura, y el Canciller de Henry VIII tuvo que terminarla.

Ejecuciones

Los criminales de las clases más bajas eran normalmente ejecutados, mediante la horca, en un lugar público fuera de la Torre. Convictos destacados, como Sir Thomas More, fueron decapitados públicamente en Tower Hill, una pequeña colina cerca de la Torre. Siete nobles (cinco de ellos mujeres) fueron decapitados en privado en Tower Green, dentro del complejo, y fueron enterrados en la Capilla Real de St Peter ad Vincula. Algunos de los nobles que fueron ejecutados fuera de la Torre fueron también enterrados en esa capilla. Los nombres de los siete decapitados en Tower Green (Torre Verde) por alta traición fueron:

 William Hastings, primer Baron Hastings (1483)
 Anne Boleyn (1536)
 Margaret Pole, Condesa de Salisbury (1541)
 Catherine Howard (1542)
 Jane Boleyn, Vizcondesa Rochford (1542)
 Lady Jane Grey (1554)
 Robert Devereux, Segundo Conde de Essex (1601)

George, Duque de Clarence, el hermano de Edward IV de Inglaterra, fue ejecutado por alta traición en la Torre en febrero del año 1478, pero no por decapitación. Cuando Edward IV murió, dejó dos hijos jóvenes, los conocidos como los Príncipes de la Torre. Su hermano Richard, el Duque de Gloucester, que hizo cargo de la  regencia hasta que el mayor de los dos hijos de su hermno, Edward V, llegara a la edad. Según la Historia de Thomas More de “Richard III”, Richard contrató a ciertos hombres para matar a los jóvenes, y una noche, los dos príncipes fueron asfixiados con sus almohadas. Algunos años después, se encontraron huesos enterrados al pie de las escaleras en la Torre, la cuales se cree, pertenecieron a los príncipes. Richard fue coronado como rey Richard III de Inglaterra.

La última ejecución en la Torre fue la de espía alemán, Josef Jakobs, el 14 de agosto de 1941 en un pelotón de fusilamiento de la guardia escocesa.

 

Historia reciente

El uso militar de la Torre como fortificación, al igual que otros castillos, se quedó obsoleto con la incorporación de la artillería, y el foso fue vaciado en 1830. En cualquier caso la Torre sirvió como cuartel general del Tribunal Estatal hasta 1855, y la Torre fue usada ocasionalmente como prisión, incluso durante las dos guerras mundiales. En 1780, la Torre retenía sólo a un prisionero americano, el primer Presidente del Congreso Continental, Henry Laurens. En la Primera Guerra Mundial, se les pegó un tiro en la Torre a once espías alemanes. El rebelde irlandés Roger Casement fue encarcelado en la Torre durante su juicio con cargos por traición en 1916.

En 1942, el adjunto de Adolf Hitler, Rudolf Hess, fue hecho prisionero en la Torre durante cuatro días. Durante este tiempo, el Comandante de la RAF Wing, George Salaman, fue situado también en la misma celda de forma secreta, haciéndose pasar por un oficial de la Luftwaffe, para así espiar a Hess. Aunque Salaman no fue un prisionero de verdad, es considerado como el último inglés encerrado en la Torre de Londres. La Torre ha sido utilizada para encarcelar a alemanes mientras duró el conflicto.

Waterloo Barracas, el lugar de las Joyas de la Corona, continuó usándose como base del Primer Batallón Real de Fusileros (Regimiento de la City de Londres) en los años 50. Durante 1952, los gemelos Kray fueron retenidos por poco tiempo debido a la falta de informes del servicio nacional, siendo ellos los últimos prisioneros de la Torre.

Aunque ya no es una residencia real, la Torre oficialmente continúa siendo palacio real y mantiene una guardia permanente. Hay dos centinelas durante el tiempo que la Torre está abierta, con un puesto fuera de la Casa de las Joyas y otra fuera de la Casa de la Reina.

En 1974, se produjo una explosión de bomba en la Sala Mortar en la Torre Blanca, muriendo una persona y resultando 35 heridas. Nadie reclamó su autoría, aunque la policía investigó ciertas sospechas sobre integrantes del IRA.

En el año 2007, Moira Cameron se convirtió en la primera mujer Beefeater de la historia con servicio en la Torre de Londres.

El 18 de julio de 2009, el USS Halyburton se convirtió en el primer buque no británico que tomó parte en el ritual de los agentes de policía de la torre “Tower´s Constable´s Dues. Este ritual data del siglo XIV, y se basa en la obligatoriedad de que todos los barcos que querían entrar en la ciudad tenían que descargar parte de sus mercancías para la soberanía antes de permitirles paso. El comandante Michael P Huck condujo a su tripulación hacía la Puerte Oeste de la Torre, donde después de que le dieran el alto con un hacha, se dirigieron a la Torre Green acompañado por los Beefeaters y entregaron un barrilete de ron representando la cuota a pagar, al Agente policial de la Torre, Sir Roger Wheeler.




BOOKING.COM

Encuentra donde quedarte en Londres con el mejor buscador de alojamientos. 

Booking.com